En la esquina de una noche, entre la calle más desierta y la más transitada, en esa esquina es donde caeré.
Lo sé, lo sé porque siempre ha sido así.
Sola entre un montón de gente. Ahí es cuando toco fondo.
Mis pensamientos se redoblan, se deforman, crean otros nuevos, nacen teorías, derogan ideas, matan posibilidades. 
Y sobre todo, cuando toque fondo,
tengo miedo,
porque muere el sentir.
Golpes: Semana #14

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com