Tengo la cabeza contaminada.

No suelo detenerme en una sola cosa.

Y cuando me detengo, está todo enmarañado, buscando soluciones, salidas, desenredando un manojo de pelos, de hilos, de cosas que se pegan, se confunden, se arrastran. Traen pasado… y suelo caerme.

No es que mi presente sea equilibrio, pero lo que más me tumba es el ayer que construyo hoy.

Acaso deberé replantearme mis formas? mis modos? mis relaciones? mi Yo con el mundo?

o acaso será que no tolero la vida monótona?

 

 

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com