Cuánto dura éste puto combate.

Cuánto dura un suspenso.

Cuánto dura la última vez.

Cuánto dura “aquí te espero”.

Cuánto dura un plis plás.

Cuánto dura “ve tirando que ahora voy”.

Cuánto dura un fracaso.

Cuánto dura nuestro último concierto.

Cuánto dura un “no te vayas”.

Cuánto dura un “a que hora sales”.

Cuánto dura un “no te creo”.

Cuánto dura un “échale huevos, pequeña princesa”.

Cuánto dura una mirada que no acaba.

Cuánto dura una “cabalgada”.

Cuánto dura un buen “sartenazo”.

Cuánto dura éste estúpido estado de sitio.

Cuánto dura el miedo, pero no el mismo miedo que en las pasarelas de Alquézar.

Cuánto duran estos pájaros en mi cabeza.

Cuánto dura “por qué no me llamas”.

Cuánto dura un buen “trozo”.

Cuánto dura un buen vino a tu lado.

Cuánto dura seguir esperándote.

Sólo me acuerdo de lo que duró el último abrazo que te dí después de un año.

Las oportunidades marcan nuestras vidas, incluso las que dejamos pasar pensando en el tiempo.

Siempre creo que algo que empieza no va a salir bien, entonces me encargo de estropearlo para estar seguro de mi incapacidad de controlar el tiempo.

Golpes: Semana #46

Comentarios (2)

  • Sol . 15 noviembre, 2017 . Responder

    “Siempre creo que algo que empieza no va a salir bien, entonces me encargo de estropearlo para estar seguro de mi incapacidad de controlar el tiempo.” Yo les llamo autoboicot, pero me estoy quitando, no es sano. Disfruta mientras dure, cuando acabe -si acaba- lo escribes.

    • (Autor) elcaninno . 17 noviembre, 2017 . Responder

      Gracias Sol, tiene algo de “autoboicot”, cierto. Y sí, a disfrutar mientras tanto.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com