LAS DESPEDIDAS DESDE FUERA DEL COCHE

22 agosto, 2017.0 Comentarios.#ficción #relato

Se estiró para darle dos besos. Abrió la puerta del coche y salió. Desde fuera se agachó y agitó la mano mirando a través de la ventanilla, antes de que el coche se alejara.

Mientras caminaba hacia su portal pensó en esa segunda despedida que se hace ya desde fuera del coche, muda, sin las palabras y el contacto de la primera. La segunda se hace desde otro espacio. El que está fuera se queda en un mundo y el que está dentro, en otro. Agitamos la mano para que la separación no sea tan brusca, como cuando se baja un piano desde una ventana, atado a una cuerda, para que no caiga de golpe. Un coche se va rápido. Es la interrupción rápida de algo que no necesariamente va a continuar.

Llegó a la puerta, se echó la mano al bolsillo y se dio cuenta de que se le habían caído las llaves en el asiento del copiloto.

Golpes: Semana #33

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com