Siempre hemos pensado que no era necesario mirarse al espejo excepto para contemplar la supuesta belleza que nos devolvería este. Al igual que el mito, de tanto buscar lo inexistente acabamos por perder toda posibilidad por nuestra ineptitud primera. Lejos de alcanzar a atisbar fondo alguno o buscar la causa, tan solo buscamos o nos preocupamos del reflejo inexacto, de lo impuesto, de lo absurdo, de la hipocresía que hemos cultivado como grado. Y ahí buscamos la belleza, en el lodo del estanque nunca en la claridad del agua pues desconocemos que es la belleza de lo intacto y su blancura. Nos hemos acostumbrado a vivir en el escombro y eso marca también nuestra visión errónea y maltratada de la vida y todo lo que esta conlleva. Hemos convertido a la humanidad entera en un residuo de principios, en un recuerdo de aquello que fue posible en algún momento, alguna mañana donde el sol sí lucía de un modo ejemplar y la mirada era limpia y principalmente sincera.

 

 

Golpes: Semana #24
Tags: #ensayo

Comentarios (2)

  • Zamoranita . 13 junio, 2017 . Responder

    Si, estoy contigo en mirarse al espejo , fijarse en el brillo de nuestros ojos, ver nuestra esencia.

  • Johan Cladheart . 13 junio, 2017 . Responder

    La belleza está en los ojos del que mira, pero los ojos ya los tenemos cansados. Y miramos mal.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com