Regálame una rosa por cada día que no has estado a mi lado. Por cada caricia perdida. Por cada beso que no nos dimos, por aquellos que murieron en el limbo de los besos, de los eternos amantes que no se pueden gozar.

Regálame una rosa por cada suspiro contenido en el aire que no pude disfrutar en mi oí­do. Por cada gemido desperdiciado en el silencio de la noche, escondido entre las estrellas sin que nadie lo pudiese pronunciar.

Regálame una rosa por cada palabra callada, por cada llamada perdida, por cada mensaje en el viento que quedó sin contestar. Por cada amanecer que no pude disfrutar contigo, por cada sol de domingo, por cada gota de lluvia que no nos mojó a la par.

Regálame una rosa por cada lágrima derramada, las que bebieron mi almohada en el calor de las noches, frías sin tenerte aquí­. Por cada grito que ahogo por temor a que hasta ti lleguen. Por cada ojera en las mañanas que no viste ni sentiste, por pasar la noche en vela llorando por nuestro amor.

Regálame una rosa por todos los atardeceres que se perdieron mis ojos, tan lejanos en el aire, tan dispares en el tiempo, tan perdidos en tu recuerdo, que no viví­ junto a ti. Por cada cena con velas que quedaron apagadas, muertas, negras, desahuciadas, por esperar anhelando el iluminarte a ti.

Regálame una rosa por cada uno de los abrazos que perdí­ en la distancia. Por cada palabra pronunciada que no iba dirigida a mí­. Por cada segundo de espera, mientras mi alma volaba imaginando reencuentros que jamás llegó a vivir.

Regálame una rosa por todo el tiempo perdido, por cada promesa incumplida, por cada dí­a que muere sin saber algo de ti. Por cada risa acallada y las sonrisas que perdí, esperando en la distancia. Por cada ilusión fallida, por cada deseo muerto, por cada intento de vernos que solo partí­a de mí­.

Que con todas esas rosas entretejeré un jardí­n, el jardín de los deseos, el más bonito del mundo, el de más dulces aromas, en el que pueda perderme el tiempo que necesite para volver a elevarme por sobre todas las cosas, volver a reconstruirme y volver a ser feliz.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com