el desconocido del bar deportes

2 noviembre, 2017.0 Comentarios

Oigo sus dedos tictiquear

las letras desdibujadas del portátil,

tic-tic-tic-  tic-tic  tic  tac.

Escribe rápido.

 

Ahora se detiene.

 

Aspira el olor a mediterráneo,

se vuelve hacia las  nubes que anuncian lluvia

y se desvanece,

ahumado por un vapor ácido de té verde y mandarina,

tic-tic-tic-  tic-tic  tic  tac.

 

La tarde transcurre lenta,

cenicienta,

espesa.

Oscurece.

Yo sigo admirando su cuerpo,

buscando su alma en tránsito.

tic-tic-tic-  tic-tic  tic  tac.

 

Levanta los ojos. Me mira. Sonríe.

Lo hace fácil,

sin aspavientos,

sin dobladillos,

sin metáforas,

sin ruido.

 

Sopla su flequillo hacía arriba,

baja su mirada al teclado.

Sigue tictiqueando, 

tic-tic-tic-  tic-tic  tic  tac.

 

Y yo sigo mirando como sueña.

Soñando en cómo mira.

Todo en cinemascope.

 

 

 

Golpes: Semana #44

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com