Se empeñaba en mirarme desde allí.

Llevaba un par de días reposando inerte en el mármol de granito de mi cocina. Envuelto en un papel de celofán rojo, casi altivo diría yo. En algún momento, incluso me pareció que se iluminaba con luces de neón intermitentes y me susurraba – Cómeme.

El pecado ataviado con traje de luces se vuelve irresistible. Y él lo sabía.

Intenté suplantar el placer que su glucosa me insinuaba con otra clase de manjares prohibidos pero, al finalizar mi festín, él siempre seguía allí. Sometiéndome al martirio de su presencia y al mismo tiempo, a la tortura de imaginar su ausencia. Llenarme de él implicaría condenarme a la añoranza eterna.

Nunca supo que mis desaires no se debían a la inapetencia, sino al deseo. El deseo más genuino, más feroz, más despiadado, más sensual. Mientras él siguiera allí, perverso y altivo en mi mármol negro, yo seguiría deleitándome con su sabor en diferido. Por los siglos de los siglos.

Sintiendo su dulzura, salivando al mirarlo, aspirando su imaginario y penetrante olor amargo. Mirándolo de reojo pude incluso sentir sus pequeños trozos de almendra atascarse entre mis dientes.

Pero sucedió.

Ni siquiera le vi acercarse a él, señor juez. Ni escuché el movimiento de sus manos en contacto con el celofán, tan sólo una voz empalagosa susurrar: ¡Este bombón está de vicio cariño! Y mira que llevaba días ahí… 

Seguramente, si después de escuchar a mi esposo relamerse el chocolate de la comisura de los labios no hubiera hundido aquel puñal en su estómago, hoy no estaría aquí.

Pero no me arrepiento de lo que hice, señor juez. No me arrepiento.

Golpes: Semana #32

Comentarios (4)

  • fisherwoman . 14 Agosto, 2017 . Responder

    La gota que colmó el vaso. Me ha gustado mucho, especialmente el giro del final

    • (Autor) Aletheia . 14 Agosto, 2017 . Responder

      Bombones que carga el diablo 🙂 Gracias Fisherwoman!

  • Sol . 14 Agosto, 2017 . Responder

    “Testigo de cargo” ya no es lo que era… Todo por mi bombón.

    • (Autor) Aletheia . 14 Agosto, 2017 . Responder

      Y no me aperriento! 🙂

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com