Destapar tus mañanas,

observar en la zozobra indecente de la luz inerte

tu cuerpo desnudo,

esperando la visita del amanecer.

Tentáculos divinos de un sol translúcido

se reflejan en tu contorno

como cien luciérnagas,

amas del ocaso,

colocadas en fila de tu tobillo a tus caderas,

tu cintura,

culminando en tu cuello imbebible.

 

Destapar tus mañanas,

rescatar de la ranura oblicua de tus ojos caramelo

la plácida quietud que,

de puntillas,

te roza las pestañas.

Quebrando el silencio tu parpadeo remolón,

que anuncia resurrección.

Hasta llegar a mí tu voz aguda,

como cien avispas,

amas del tiempo y el espacio,

que anestesian de una vez, todos los poros de mi ser.

 

 

 

 

 

 

 

Golpes: Semana #19
Tags: #poesía

Comentarios (1)

  • Sol . 12 mayo, 2017 . Responder

    Qué precioso cuadro de despertar, hermosísima composición.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com