Deseo tu cuerpo,

para silenciar con él las deudas del tiempo.

Deseo el calor que desprendes,

desde la palma de la lengua a la punta de las manos.

Deseo tu cuerpo,

para tocarlo, chuparlo y morderlo,

para rebozarlo de orgasmos y gemidos

para perderme en el pecado del sudor impropio y ajeno.

Deseo ser tu saliva y mi humedad,

deshacer tu cuerpo a tiras

desvirgar con mi lengua los poros impenetrados de tu piel.

Te deseo dentro,

debajo de mis uñas,

enredado en mi pelo.

Deseo que me vuelvas del revés,

vísceras palpitantes,

para fundirte conmigo en un eterno suspiro.

Al alba.

Golpes: Semana #15
Tags: #poesía

Comentarios (1)

  • Sol . 12 abril, 2017 . Responder

    uffff… yo también deseo algo parecido, pero nunca tan bien dicho. Qué perfecta combinación tan carnal y tan selecta.

 

Todos los textos son propiedad de sus respectivos autores - Contacto: los52golpes@gmail.com