Semana
50
Género
Ranking
0 5 0
Un cielo espeso de nubes se abre para mostrarme una luna redonda.

Cual mujer-lobo,  atiendo al reclamo del influjo lunar, paro el coche en el arcén.

Bajo al helor de la madrugada más oscura del año.

La región de las sombras se abre ante mí.

El olor a azufre de las tinieblas es inconfundible.

Me adentro en el vapor helado,

casi corpóreo,

de la niebla.

Fijo mi vista en el cielo y allí está:

El hombre al que se tragó la luna.

Por fin esta noche sé quién es.

-Aúllo-

Le he reconocido.
Publicado la semana 50. 31/12/2017
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter